Estampas

4361

Domingo, 12 de julio de 2020

Eros y política (Mariàngela Villalonga)

En mis eros y política faltaba el eros necrofílico pero gracias a la señora Villalonga asunto resuelto. Sé que siempre se ha visto con repulsión lo del sexo con cadáveres, con razón además, pero tengamos en cuenta que en el caso de la señora Villalonga se trata de un cadáver que aún vive. Y esto no es todo, lo mejor, lo fascinante, es que la señora Villalonga tiene trescientas lenguas. No quiero ni pensar en lo que se puede hacer, sexualmente hablando, con trescientas lenguas.

No me canso de mirar las fotos de la señora Villalonga esa cabellera que parece haber estado largo tiempo enterrada, ese semblante rigor mortis, sus ojos caverna, la piel pre-putrefacta, y no dejo de fantasear con sus trescientas lenguas. Yo siempre he soñado con mujeres bilenguas o trilenguas pero trescientas es algo así como el Nirvana para tipos como yo. La señora Villalonga ha ganado relevancia últimamente por sus declaraciones a favor de la imposición del dialecto catalán y contra el uso del gran idioma español en la provincia española llamada Cataluña. Gracias a eso me enteré de su existencia y en cuanto me enfrenté a su rostro de ultratumba me dije ¡albricias! al fin sexo necrofílico, que se echaba de menos en mis eros y política esa es la verdad. Mi aspiración es cubrir todo el espectro del eros español. Nunca he visto en persona a la señora Villalonga ni pienso verla si puedo evitarlo, pero, aunque sea por un agujero me gustaría ver sus trescientas lenguas en acción. Santocielo. Ya la tengo morcillona.

La señora Villalonga trae a la política española el dialectismo burro que se cree gran corcel la cabellera largo tiempo enterrada el semblante rigor mortis los ojos caverna la piel pre-putrefacta el eros necrofílico y trae el Nirvana de cualquier erotómano, es decir, las trescientas lenguas.

4360

Sábado, 11 de julio de 2020

Tengo una amiga, Isis Wirth, que es napoleónica. Una vez fuimos a visitarla y nos enseñó el traje de época y hasta la espada que usaba en la reproducción de las batallas de Napoleón, en las que participaba como parte de una asociación napoleónica. A mí me calienta mucho una mujer uniformada y uniformada con traje de época del ejército de Napoleón qué puedo decirles mi primer cerebro alcanzó un gran estado de ebullición. Recuerdo un atardecer en una terraza de Munich tomando cervezas con Isis y me tocó hacer de crítico de Napoleón y lo hice, aunque en aquella época sabía poco de Napoleón. El marido de Isis de entonces era un diplomático suizo un tipo tacaño y celoso que organizaba el contenido de la nevera por orden de tamaño. Me dio la impresión de que a Isis aquel suizo le causaba cierto temor. En Alemania la comida es espantosa, pero se beben cervezas colosales. Visitamos la famosa cervecería Hofbrauhaus donde iba Hitler y estaba llena de alemanes vestidos con trajes típicos y no me extrañó nada que allí naciera el nazismo el nazismo siempre nace de los trajes típicos. Y un día fuimos a ver el insólito castillo de Neuschwanstein y en el tren que nos llevaba a Babiera me espantaron los patios de las casas alemanas con la madera amontonada en un perfecto orden completamente nazi. Y ahora que leo la vida de Napoleón pienso en que hace tiempo que no veo a Isis y me gustaría volver a verla.

4359

Viernes, 10 de julio de 2020

Comienzo a leer el Napoleón de Andrew Roberts. Siempre me ha gustado Napoleón, pero a medida que avanzo por su vida va creciendo mi admiración. Napoleón fue un civilizador y un gran guerrero coincidencia feliz porque la Civilización necesita ir bien armada, los salvajismos que va conquistando y civilizando suelen ser belicosos. También fue Napoleón un formidable lector y un entusiasta del gran arte. A él se debe que el Louvre exista. Parte de los reclamos que hacía a los derrotados consistía en obras arte. “Tras firmar un armisticio con el duque de Parma, cuyo territorio había invadido de modo tan informal, Napoleón envió veinte cuadros a París, incluyendo varios de Miguel Ángel y de Correggio, así como manuscritos de Petrarca con las obras del mayor poeta de Roma, Virgilio”.

“El 1 de mayo (1796) escribió al ciudadano Faipoult: Envíame un listado de cuadros, estatuas, mobiliario y curiosidades de Milán, Parma, Piacenza, Módena y Bolonia. Los gobernantes de dichos lugares tenían motivos para asustarse, porque muchos de sus tesoros más valiosos estaban destinados a acabar en la galería de arte de París conocida como Musée Central des Arts –desde su apertura en 1793 hasta 1803-, como Musée Napoleón hasta 1815, y desde entonces y hasta hoy como Museo del Louvre”.

Napoleón fue ese tipo de hombre históricamente decisivo que sabía ser cruel cuando era necesario. Es una lástima que fuese demasiado joven y no estuviera al frente de la defensa de las Tullerías cuando las turbas capturaron a Luis XVI y a María Antonieta. Desde una planicie a orillas del río, desde donde contempló la histórica escena, Napoleón exclamó: “¡Qué locura! ¿Cómo permitieron la entrada a esa gentuza? ¿Por qué no barrieron a cuatrocientos o quinientos a cañonazos? Así el resto se hubiera esfumado rápidamente”.

Exacto. Hasta la famosa Revolución Francesa se hubiera esfumado rápidamente. Faltó un hombre decisivo.

4358

Jueves, 9 de julio de 2020

Los ciudadanos españoles libres e iguales tienen tres grandes enemigos, la coalición castro-chavista-psoe, las hordas tribales antiespañolas encabezadas por los nacionalistas racistas catalanes y vascos, y el peor enemigo de todos, el monstruo que acabará matando la España ciudadana: el régimen autonómico. Ya la destrucción de la democracia española y la guerra para exterminar a los ciudadanos españoles libres e iguales está demasiado avanzada para encontrar soluciones políticas a la vieja usanza PP y Psoe, es decir comprando al enemigo con miles de millones de euros o vendiéndole trozos de la libertad y la igualdad de los españoles. El dinero ya no basta a las hordas antiespañolas que huelen la agonía de la España libre e igual y salivan entusiasmadas, y no queda ya casi nada que vender al enemigo de la libertad e igualdad de los ciudadanos. Se necesita una nueva política, una política de lenguaje recto y disposición bélica. La concordia política en nombre del bien ciudadano es una especie definitivamente extinguida en España. El que hable de convivencia, de diálogo o de consenso político en España es un estafador.

Todo esto para decirles que el único partido que parece dispuesto a hacer esa nueva política, a usar un lenguaje recto y a declarar la guerra a los enemigos de España es VOX. Y que el domingo hay elecciones.

4357

Miércoles, 8 de julio de 2020

Los dialectos en España. Lo emponzoñan todo hay que decirlo. Los dialectos españoles ya no existen como lo que son, simpáticos folklorismos comarcales, sólo existen como armas antiespañolas. El problema es que los ciudadanos españoles tienen tan interiorizado el cuentito de la riqueza de los dialectos que aceptan suicidamente el cuentito de la riqueza de los dialectos, cuyo propósito real en España es arrinconar el único idioma que hay en España, el español, y rebajarlo a dialecto: lo pequeño aspira siempre a rebajar lo grande. Llevo años insistiendo en que dejen los ciudadanos españoles libres e iguales de hablar del castellano como si existiese el castellano, el castellano es una lengua muerta desde hace siglos el único país de habla española del mundo que mantiene la superstición de la existencia del castellano es España. El asunto es tan grave que, hasta los pocos defensores del español, al denunciar las imposiciones de los dialectos hablan de defender el castellano, ¡como si existiera! Yo la primera vez que oí hablar del castellano fue al llegar a España. Y pensé: qué obsesión la de esta gente con rebajar el español el gran idioma de su país.

Los dialectos en España son un virus incrustado en el organismo de la ciudadanía española, un virus que carcome la existencia misma de los ciudadanos libres e iguales, y si no se pone coto a la infección de los dialectos españoles no veo cómo España conseguirá sobrevivir.

4356

Martes, 7 de julio de 2020

Compro a los perritos unos huesos cubiertos de carne de pollo y pato. Le gustan mucho y se pasan, sobre todo la perrita color café con leche con mucha leche, largo rato royendo y mascando. El perrito negro, lo he estado observando, nunca se come su hueso de inmediato como hace la perrita, no, lo lleva al jardín y lo entierra. Es lo que hacen los depredadores ocultar los restos de las presas para ponerlas fuera del alcance de los carroñeros. Desde el salón donde escribo, sigo al perrito con la mirada mientras vaga por el jardín buscando el lugar más adecuado para enterrar el hueso. Y me produce una extraña ternura que en mi dulce perrito negro perdure un depredador y, ya me conocen ustedes, a veces cierro los ojos mientras entierra su presa y lo veo correr fiero y veloz por una interminable pradera.

4355

Lunes, 6 de julio de 2020

Después de salvar a la abubilla pensé en la belleza luz del mundo y en que su contrario no es la oscuridad como se cree comúnmente nada de eso su contrario es la vulgaridad. De ahí que todas las llamadas Revoluciones sean vulgares y promuevan la vulgaridad la fealdad y la ignorancia desafiante y se muestren incapaces de producir grandes productos estéticos (salvo los que producen a veces sus víctimas antes de que las Revoluciones las aniquilen). La vulgaridad es de Pueblo y cuando una Revolución de Pueblo toma el poder en el país donde triunfa se produce automáticamente un vacío de belleza y una epidemia arrasadora de vulgaridad fealdad e ignorancia desafiante. En España, escenario de una Revolución neocomumista y castro-chavista este proceso es cada día que pasa más evidente.

4354

Domingo, 5 de julio de 2020

Ha nacido en Miami otro Abreu. Mi bella sobrina ha dado a luz ayer a un varón sólido y enérgico y rabo largo por lo que pude ver en las fotos y nuestra nariz la nariz de mi madre. Un varón perfecto. Y lo más importante, norteamericano. Perteneciente a una cultura superior quiero decir así nos vamos alejando del salvajismo del que venimos y pasamos a ser parte de una cultura superior. Para eso escapamos. No sólo escapamos para ser libres sino para dejar de pertenecer a esa desgraciada tribu. Nosotros, los padres y abuelos de esa nueva generación de abreus pagaron el precio y ahora vemos los frutos de nuestros esfuerzos, unos niños que crecerán en libertad y abundancia que no pasarán hambre que podrán ser lo que se ganen, lo que merezca su trabajo, su esfuerzo y dedicación. Toda la familia está feliz por esta nueva vida que ha llegado, y yo lo estoy especialmente porque para nosotros que venimos de un país de esclavos es un enorme triunfo que ese niño naciera libre.

4353

Sábado, 4 de julio de 2020

Termino El cuaderno gris. Cuando Pla se va a la universidad en Barcelona, pierdo un poco el interés. Todo aquel ir y venir por Las Ramblas, un lugar espantoso ya en aquella época, sobre todo en aquella época, me aburre. He llegado tarde a este libro, se necesita cierta ingenuidad doméstica y creer en cosas en las que ya no creo para apreciarlo mejor. Es un libro importante, sin duda, para la literatura española, la catalana es dudoso que exista. Sobran muchos adjetivos a El cuaderno gris eso sí. Gran adjetivador Pla, pero mi cerebro iba leyendo y editando, eliminando adjetivos. El mundo que rescata Pla (que inventa, ya que la literatura siempre crea una realidad que no es la realidad) carece de interés para mí. Demasiado comarcal paisajístico y asexual. Quiero decir que tal vez Stendhal tuviera razón y “la literatura sólo es posible entre autores y lectores de mentes y corazones afines”.

4352

Viernes, 3 de junio de 2020

Estaba escribiendo y vi al gato amarillo deslizarse pegado a la tierra eléctrico y avizor. Anda detrás de un pájaro pensé y le dije al perrito negro que estaba tumbado en el sofá ven ven vamos a salvar a un pajarito y fui a la puerta de la cocina que da al jardín y entre el olivo y el seto escarbando vi una abubilla de plumas de ceniza y canela y rebordes negros y pecho y cabeza de cobre áureo y rosas flotantes y el pico muy largo y cilíndrico y el penacho imponente qué animalito grácil, se hallaba de espaldas al gato amarillo no se había percatado de su presencia en qué peligro mortal se encontraba así que achuché al perrito negro que salió disparado ladrando y la bellísima abubilla echó a volar justo a tiempo el gato amarillo había comenzado el asalto final. Entonces me acerqué a mi gato amarillo que estaba algo desconcertado y hablamos un rato y traté de convencerlo de que matar un pájaro tan hermoso es algo terrible porque la belleza es nuestra única posibilidad de redención, la belleza es la luz del mundo le dije.

« Anteriores

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2019