Estampas

4264

Domingo, 5 de abril de 2020

Reescribo por cuarta vez Mo y yo. Ya ha perdido cerca de veinte páginas. En el comienzo, esto me parece importante, había un bosquecillo de pinos y en su lugar he plantado unos cipreses. El bosquecillo de pinos era una verruga literaria un adorno y en este momento lo que importa es desadornar. El hueso lúcido. Los cipreses, al contrario de los pinos, insuflan en la historia que es la historia de la gloria y el triunfo de dos amantes, una llamada funeral. Este eco de muerte, de acabamiento, que no corresponde a nada que acontezca en la novela salvo por la funeral presencia de los árboles, pertenece al futuro de los personajes, un futuro del que no se ocupa la novela, un futuro que se niega al lector. Los cipreses regresarán en las últimas líneas para poner la gota de muerte y hasta de fracaso en el esplendor del arrogante final.

Tal y como es cierto que la vida no conoce libertad alguna tampoco conoce triunfo alguno el amor porque ese triunfo sea cual sea su magnitud y su esplendor ya contiene desde su nacer mismo la gota de muerte que lo destruirá.

4263

Sábado, 4 de abril de 2020

Con lo de la plaga me ha dado por las pajas de estoy vivo. No son pajas portentosas como las que te hacen, las mejores, ni pajas airadas que en general obedecen a la falta de mujer, o lo que prefieras. No. Son pajas de autoafirmación, uno las opone al vacío y a la soledad (no se crean el cuento de que no estamos solos siempre estamos solos); son pajas semejantes por cierto a las pajas que nos hacíamos en el ejército en las guardias cuando llegaba la atroz madrugada eran turnos de 24 × 24 es decir un día entero de guardia y otro de descanso. Y vuelta a empezar. Durante meses. Y digo nos hacíamos porque mis compañeros me comentaban que ellos también se hacían estas pajas en la atroz madrugada. A mi me salvaron se las recomiendo estas pajas de ¡estoy vivo! en aquellos tiempos y aún me salvan.

He retomado Stoner por otro lado y a partir de que el personaje se casa con una mujercita una perfecta bruja insatisfecha y tarada se anima un poco hasta ahí me aburrió la novela me aburre mucho cada vez más lo literario bien escrito. Ahora ya se han muerto los padres de Stoner y se ha ensombrecido todo y se ha hecho ofensiva a mis ojos la debilidad de Stoner y la esposa bruja es aún más bruja no sé que hará Stoner pero yo si fuese Stoner la dejaría o en caso extremo la envenenaría o algo.

En la vida nos damos cuenta tarde o nunca de que las únicas decisiones que tienen importancia y que cambian el natural sin sentido de la vida son las decisiones extremas.


Todos somos Stoner

4262

Viernes, 3 de abril de 2020

Eros y política (Xavier Trías)

Es prácticamente imposible (aunque cosas más raras se han visto) tener trato sexual con unas gafas. Y lo dice alguien al que le gusta que las mujeres follen con gafas. (Quedan advertidas). Pero. Una cosa es follarse a alguien con gafas y otra follarse a unas gafas. Y ese es el problema del señor Trías, el señor Trías es unas gafas. La culpa probablemente ni siquiera sea suya sino de sus asesores de imagen, cada vez que Trías aspiraba a cualquier sueldo (quiero decir cargo) público le cambiaban el color y el modelo de gafas al señor Trías. No digo que tal vez esa táctica un poco idiota no haya tenido éxito (hay mucho votante idiota). Un día rosadas, otras violetas (siempre colores femeninos o amariconados, ignoro porqué). Por otro lado, las pocas veces en que se corporizaba algo detrás de las gafas de colorines del señor Trías, tampoco era gran cosa. Trías es un hombre cuya cabeza recuerda a las cabezas reducidas de los shuar (o jíbaros), cuerpo enjuto, presencia de butacón abandonado y una voz de mamalón de closet, de hombre que vive una vida heterosexual pero se ve que tiene una veta. Aunque esto, es verdad, podría atraer sexualmente a cierto segmento poblacional.

Que un hombre así, inexistente, fuera alcalde de Barcelona lo dice todo de Barcelona. Una ciudad cada día que pasa más incorpórea. Lo único firme e indudable respecto al señor Trías, incorpóreo emérito de una ciudad incorpórea, es que, cuando pase la plaga (y no me refiero a la alcaldesa Colau sino al coronavirus) y los sobrevivientes comiencen a emerger de las cuevas hambrientos y arruinados el señor Trías seguirá cobrando y viviendo estupendamente a costa de los contribuyentes.

El señor Trías trae a la política española el incorpóreo emérito la voz de mamalón de closet y su veta el parásito eternamente a sueldo de los contribuyentes la presencia de butacón abandonado y un erotismo circunscrito al ámbito de aquellos a los que guste follarse o que se los folle unas gafas. Que no dudo que existan.

4261

Jueves, 2 de abril de 2020

Eros y política (Rosa María Mateo)

Ninguna tarea más ardua para mí que escribir un eros y política sobre la señora Mateo. No relaciono a la señora Mateo en modo alguno con el erotismo. Preferiría pasarme el resto de mi vida dedicado a la masturbación intensiva que dedicar un segundo de mi atención sexual a la señora Mateo. Pero. Uno se debe a sus lectores. Dicen que cuando joven sí, pero la señora Mateo llegó a mi vida ya vieja y siendo un pellejo ambulante y ya con ese rictus gulag. Con la señora Mateo eróticamente sólo queda el bestialismo, pero advierto que habría de ser un bestialismo extremo. Yo miro a la señora Mateo y veo a un pangolín. Quién accedería a follarse a un pangolín. Bueno, ahora que lo pienso, tal vez un chino, gente salvaje que come murciélagos. El otro animal, en este caso ave, que veo fielmente encarnado por la señora Mateo es la cacatúa ventrílocua insigne. Que tampoco es muy erótica, ¿no? Sin embargo, hay una característica que sí podría añadir atractivo sexual a la señora Mateo: su condición de lameculos apocalíptica y bien pagá. Porque, resulta evidente, si lame tan bien culos como para recibir una paga tan astronómica debe hacerlo de la manera más excelsa.Tal vez sea imposible llegar a un ayuntamiento común y corriente con la señora Mateo, pero si nos abstenemos de encender las luces corremos cuidadosamente los visillos y reina la mayor oscuridad en la habitación escenario del bucal acoplamiento, podríamos tal vez aprovechar sus formidables dotes lamecúlicas para conseguir placer sexual de calidad. No es poca cosa.

La señora Rosa María Mateo trae a la política española el pangolín impenetrable (a no ser que seas chino) el pellejo ambulante y rictus gulag la cacatúa ventrílocua insigne la lameculos apocalíptica y bien pagá y la posibilidad de una mamada excelsa siempre y cuando tomemos precauciones y esta se lleve a cabo en la más completa oscuridad.

4260

Miércoles, 1 de abril de 2020

Cada día temprano mi amigo actor sigue enviándome las ridiculeces más notorias y los más floridos culipandeos de Lucas Lírico. Hablamos de ese diario de la plaga (Inquilino del KM 0, El Mundo) que se ha convertido en regocijo de nuestras mañanas y que es ya un clásico de la bobería, el tócome los huevos pomposo y la penuria intelectual. Y me apunta algo mi amigo, ¡qué gran voz!, un aspecto que había escapado a mi atención. O sea: el hecho de que la indignidad literaria de Lucas Lírico no está en sus metáforas absurdas y castañuelas, lo que es extraordinario y lo convierte en un escritorzuelo son frases como esta: Me estoy jugando la ansiedad por vosotros. A las 15:12 hemos recogido las bandejas de comer. Ahí está el punto de pus de este pájaro, me dice. En esa prosa vulgar y gris y aparentemente limpia a la que sólo él es capaz de insuflar la gota de pus que la convierte en una afrenta.

Y tiene razón. No son sus despelotes pimpinela lo que ofende de Lucas Lírico, lo que ofende es su desfachatada pretensión de ser algo verdadero.


Un hombre libre

4259

Martes, 31 de marzo de 2020

Leo que los médicos y el sistema sanitario priorizan, usan esta horrible palabra, a los jóvenes sobre los viejos. Es decir que si llegan pacientes víctimas de la plaga digamos dos o tres viejos y un joven el joven será mejor atendido, y a salvar a ese joven se dedicarán todos los recursos disponibles. Esto es una atrocidad. Los jóvenes son en muchos casos más ignorantes que los viejos sobre todo en España, la juventud no es un seguro de superioridad de nada ni es un baremo de excelencia todo lo contrario. Los viejos posiblemente sean más valiosos para la sociedad, la juventud con la mayor frecuencia a lo que se dedica es a perder el tiempo en estupideces varias. Ya la mayoría de los jóvenes españoles no lee. El porrito y el botellón son clásicos juveniles y además hay que tener muy en cuenta la enorme cantidad de jóvenes que han sido embrutecidos ideológicamente en la escuela pública española. El resultado está a la vista. Véase la tropa de jóvenes moralmente analfabetos y politicamente siniestros que han llegado a posiciones de poder en España. ¡Hasta a la vicepresidencia del país han llegado! El viejo que soy lo haría mejor que cualquiera de ellos, qué duda cabe.

Salvamos a Monedero y dejamos morir a Espada. Salvamos a Echenique y dejamos morir a Boadella. Salvamos a Irene Montero y dejamos morir a Mariano Barbacid. ¿En serio?

4258

Lunes, 30 de mrzo de 2020

Cada día que pasa la plaga infecta y mata a más españoles gracias a la desidia la irresponsabilidad la ineptitud la politiquería la bajeza y la corrupción moral del Gobierno que los españoles votaron un Gobierno ideologizado que prefirió imponer una agenda feminista y populista a la salud y el bienestar de los ciudadanos. Cada día que pasa gracias a este grupo de políticos despreciables y criminales mueren cientos de españoles en las condiciones más espantosas, solos, cribados, lejos de sus seres queridos que ni siquiera pueden acompañarlos en la hora final, sus cadáveres trasegados a escondidas como si fueran culpables de algo mientras el caos impera la chapucería reina y el Gobierno que los españoles votaron les miente a diario en interminables y estúpidas ruedas de prensa controladas y censuradas por el Gobierno, que ni siquiera es capaz de asegurar lo necesario para la protección de médicos, enfermeras y personal sanitario, un Gobierno incapaz incluso de comprar unas mascarillas sin que lo estafen o sin hacer negocio con la compra de las mascarillas el intermediario quién es, hubo comisión quién la cobró ¿se sabe algo? Y la economía se derrumba gracias a la nefasta gestión de ese Gobierno que los españoles votaron el más indecente inescrupuloso e inepto de la historia de la democracia española. Y ese Gobierno que votaron los españoles usa obscenamente la pandemia para acaparar poder, debilitar las instituciones españolas, demonizar a la empresa privada y avanzar su agenda ideológica.

Y teniendo en cuenta todo esto creo que es imperativo hacer una pregunta a los españoles que salen a los balcones todas las noches a aplaudir.

¿Qué aplauden?

4257

Domingo, 29 de marzo de 2020

Los perritos salen menos por lo de la plaga aunque los saco una vez al día antes salían dos veces y los paseos eran mucho más largos. El día se lo pasan tumbados cerca, en el sofá sobre la alfombra o a nuestros pies, hay perros más independientes no están siempre pegados a su dueño, pero los nuestros no. Los días se oscurecieron y llovió un poco pero ya ha vuelto a salir el sol. Anoche estuve hasta muy tarde reescribiendo Mo y yo y en un gran silencio y ante el jardín fiel fui raspando y lijando y eliminando literatura para encontrar el hueso lúcido y sobre todo me dediqué a escuchar que es de la escritura lo principal por si apareciera la música.

4256

Sábado, 28 de marzo de 2020

Tengo un amigo que todas las mañanas lee en voz alta lo más ridículo del diario de la plaga de Lucas Lírico y me lo manda por WhatsApp. Mi amigo es actor y tiene una voz formidable. Nos reímos mucho. Yo vivía convencido de que la escritura pimpinela de Lucas Lírico era imbatible. Pero. Hoy mi amigo me envía además la lectura de un artículo que Luis María Anson dedicara al poeta Lucas. En toda mi vida de lector compulsivo, jamás, había leído algo tan ridículo. La bambolla peluquín la bobada bucólica la bobería pastoral la voluta cultureta la lagrimita lentejuela la escritura pimpinela el pujo estampita la ampulosidad castañuela y el confeti dramón alcanzan en el bodrio de Anson cotas inalcanzables:

Dije hace diez años que Antonio Lucas que empezaba era el sabor de la miel apuñalada, el júbilo de la ceniza, la nada de la conciencia y su clausura, el vértigo de la palabra deshuesada, la filigrana del vino en el costado, el éxtasis en la república convulsa de los ebrios, el calor de las brasas en la tarde tranquila “casi con placidez de alma, para ser joven, para haberlo sido cuando Dios quiso”, cuando el crepúsculo se hace añicos y melancolía. Dije, en fin, que Lucas “es el alto oficio del olvido, la vida del estruendo y la salmodia, el rasguño de las madrugadas, la rosa negra que se cuelga del vapor estremecido, el láudano de las sombras, el estrépito del aire, el temor y el temblor de Soren Kierkegaard, el árbol adentro clavado en la cruz de los siglos y las máscaras”. Y siempre, siempre, es el poeta intenso que quiere acunar al niño de Lope, aquel que dormía al hielo.

Con Reinaldo, solíamos hacer lecturas dramatizadas de textos ridículamente monstruosos como el de Anson. Reinaldo era un formidable burlador y esta mañana, gracias al WhatsApp de mi amigo, volví a verlo y escuché otra vez su gran risa burlona. Y comprendí de la mejor manera cuán vacío está el mundo sin él, y cuánto lo echo de menos.


Coda. un …estos peldaños crujen fuerte avisando siempre de algo, como una bandada de ocas hecha de árboles recios

4255

Viernes, 27 de marzo de 2020

En medio del horror de la plaga, una buena noticia. ¡Han regresado mis erecciones rechinantes si me la tocas cimbra! Véase. Anoche me llegó vía Tweeter qué joya Tweeter la página de una pareja de indios que se graban follando y se exhiben los exhibicionistas son (somos) seres superiores, qué duda cabe somos la sal de la tierra. Ella una india gorda, no mucho, pero gorda grandes tetas y barriga doble y chocho peludo qué mujer. Y él, a pesar de ser indio una polla considerable me sorprendió la verdad. Creía que los indios eran como los chinos todos pichas cortas. Nada de aburrida pornografía industrial, ¡sexo casero real! Y. Lo mejor. En cuanto me puse a ver a la mujer india qué color de piel qué tetas qué ojos glaucos qué alegre desparpajo qué alegría de vivir ¡la gloria de vivir! follando, como en los buenos tiempos en un segundo tenía una erección rechinante si me la tocas cimbra. Pero de las más impresionantes, eh. De las más impresionantes en una vida llena de erecciones impresionantes. Me la tocaba con el dedo índice y cimbraba como un fleje. Como un fleje. Vivimos tiempos siniestros ciertamente, pero la vida no sólo se abre paso sino que en medio de la muerte y el caos regresa a su esplendor. No digo que la plaga no pueda matarme, queridos míos. Pero moriré erecto.


Coda. … un varillaje humano … un me estrello ahora con un fondo de silencio … unas barras de pan como una intimidad crujiente y rubia … un la tarde escapó por la celosía de la sonrisa … un me activo cada vez con más cabildeos por dentro de la cabeza … un la risa es un gran lenguaje y siempre es comunicativa … y un asomo el mentón (este es un hombre con ojos en el mentón) pero no veo a nadie

« Anteriores

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2019