Estampas

4222

Domingo, 23 de febrero de 2020

Eros y política (José Luis Rodríguez Zapatero)

He visto una foto del señor Zapatero de perfil y es una mezcla exacta de glande alicaído papada prepucio y buitre leonado. Dudé un poco entre un quebrantahuesos y el buitre leonado. Pero. Al final definitivamente me dije: una combinación de glande alicaído papada prepucio y buitre leonado es lo más acertado. La llamada sabiduría popular, siempre equivocada, suele comparar al señor Zapatero con Mr. Bean, pero nada más alejado de la realidad. No hay nada humorístico en el señor Zapatero, más bien hay un algo siniestro; no creo que el señor Zapatero ni siquiera se ría después de correrse. Reírse después de correrse es uno de los indicadores más fiables de sanidad moral y de decencia, que siempre es lúdica.

¿Quién quiere follarse a un buitre leonado que, olviden su aspecto, siempre huele a carroña? Queda aclarada así, meridianamente, como dicen los literatos, la relación del señor Zapatero con el erotismo. Eso pensarán algunos.

Pero. Ojo. Está Delcy. Que le dice al señor Zapatero ciao mi príncipe al despedirse. A mí, la mujer que se despida con un ciao mi príncipe es porque hemos follado. Lo que me hace sospechar que el señor Zapatero oculta algunas cartas seductoras en la manga. Sobre todo con mujeres como Delcy que moral y físicamente son indistinguibles de la carroña, lo que remite naturalmente al señor Zapatero buitre leonado. Y no hay que olvidar que este tipo de mujeres carroña tipo Delcy en la Venezuela de Maduro das una patada a un montón de basura y salen veinte, lo que tal vez ponga de manifiesto el verdadero motivo de los innúmeros viajes del señor Zapatero a Venezuela. Todo el mundo pensando en asuntos políticos y en tráfico de oro en lingotes ¡y el señor Zapatero lo que va a hacer a Venezuela tal vez es a refocilarse con su harén de mujeres carroña! Tiene lógica. ¡En qué otro sitio iba a ser un tipo perfil glande alicaído papada prepucio y buitre leonado un marajá con harén y un ciao mi príncipe sino en el reino de Delcy y sus mujeres carroña!

El señor Zapatero trae a la política española la mezcla exacta de glande alicaído papada prepucio y buitre leonado el falso Mr. Bean y el harén de mujeres carroña que, no por ser repugnante, deja de ser un acontecimiento sexual que por su exceso y magnitud merece eróticamente la mayor consideración.

4221

Sábado, 22 de febrero de 2020

Las mujeres han participado intensamente de distintas formas en las eliminaciones de masas, incluso matando o torturando ellas mismas a las víctimas de forma esporádica, cosa que aparentemente hacían por propia voluntad, o en colaboración con los hombres. Con frecuencia las mujeres han acompañado a los hombres en sus incursiones eliminacionistas, o les han instado a hacerlo. Es imposible decir en qué número, y exactamente cuándo y cómo cruzaron la línea y pasaron de espectadoras a perpetradoras, con los datos de que disponemos. Sin embargo, el número de mujeres perpetradoras en nuestra época es con certeza enorme. Un gran número de mujeres ha participado en las colonizaciones eliminacionistas, adueñándose de las tierras y de los ahogares que pertenecían a las víctimas que sus compatriotas (y a veces ellas mismas) habían expulsado o asesinado. Un gran número de mujeres ha utilizado como esclavos a los sobrevivientes de la eliminación, o han apoyado logísticamente las agresiones eliminacionistas. No obstante, las mujeres y los hombres se han convertido en perpetradores, especialmente en verdugos, en números muy diferentes, pero sólo debido a la habitual división del trabajo por sexos.

En Ruanda, un enorme número de mujeres apoyó la matanza de sus vecinos y participó en ella. Leopold Twagirayezu, un verdugo hutu, confirmaba lo siguiente: “Las mujeres competían entre sí en ferocidad hacia las mujeres y niños tutsis que expulsaban de una casa abandonada. Pero la empresa más destacada era luchar por los tejidos y los pantalones. Tras las expediciones, ellas buscaban a los muertos y los despojaban. Si una víctima todavía jadeaba, le propinaban un golpe mortal”.

Estoy leyendo Peor que la guerra de Daniel Jonah Goldhagen y es muy útil para no dejarse embaucar por la visión idílica de la mujer que intenta imponer la chochocracia en España.

4220

Viernes, 21 de febrero de 2020

Véase esta historia de la vida real. Un chico de 18 años va a una discoteca en St. Cugat y allí liga como se dice aquí con una chica de su edad y en cierto momento necesitan más intimidad y se van al lavabo y allí hacen dedos (una expresión fabulosa que yo desconocía) al estilo clásico, es decir él le mete los dedos en el coño a ella (no al estilo Beatriz Gimeno, que consiste como se sabe en que ella le mete los dedos en el culo a él). Pero. Ay. La chica está con la regla y cuando el chico se ve las manos ensangrentadas experimenta cierto repelús, cosa que entiendo perfectamente, y dice no (el famoso no es no, pero del lado equivocado), a la chica no le gusta eso y ¿adivinen qué hace? comienza a gritar y, cuando acuden otras personas a sus gritos, dice que la han violado. Acto seguido se llama a la policía que procede a la detención del chico. ¡Miren sus manos ensangrentadas! Tampoco se trata de escribir una novela, así que sólo añadiré que el chico pasó un mes en la cárcel, que a la chica nunca se procedió a examinarla para comprobar si lo que decía era verdad, y que el chico sólo se libró de un juicio por violación porque transcurrido un mes de hacer dedos en aquel lavabo de discoteca, la madre de la chica presionó a su hija al verla tan campante después de una violación. Y la chica confesó que no la habían violado. Y la madre acudió a la policía y dijo la verdad de lo sucedido.

Todo el que se pregunte en qué tipo de régimen viven los españoles la respuesta es muy sencilla: viven en una chochocracia.

4219

Jueves, 20 de febrero de 2020

Veo un anuncio de la serie para televisión de HBO basada en la novela Patria de Aramburu. En la escena elegida para la propaganda, se ve a un hombre atado y desnudo en el suelo sin duda sometido a torturas lo que me hace recordar que la única escena de violencia explícita que hay en la novela de Aramburu, la única escena escrita con el propósito de que provoque un rechazo moral, sin lirismos que diluyan los fragmentos de cerebro esparcidos por los etarras, es esa en la que la Guardia Civil tortura a un etarra. Ya dije lo que opinaba de la novela en su momento. Me temo que en la telenovela todo será mucho peor.

4218

Miércoles, 19 de febrero de 2020

Abandonen amigos los esfuerzos por atribuirme un bando u otro, sé que lo hacen con buena intención, pero yo no pienso en grupo y vengo del futuro de un país donde aprendí a distinguir y a identificar con la mayor claridad al enemigo y el enemigo en España es la izquierda, la izquierda es la carroña.

¿Quién lo hubiera dicho, no? Venimos de un país olvidado de la mano de Dios, donde no hay ninguna vida política, venimos con la sensación de ser pueblerinos que por azar se encuentran en la capital, y de pronto resulta que, políticamente, llevamos varias décadas de ventaja. Aunque entre nosotros haya gente con toda clase de preferencias políticas, nadie conseguirá ya repartirnos entre “bandos” distintos. Nos han curado de maravilla con sulfasina y con “picotas” de esta dicotomía. Conocemos un solo campo político, el de concentración, donde a todos se les da el mismo brebaje. Allí no hay nada a la derecha o a la izquierda, excepto la “zona prohibida”, donde los centinelas disparan sin avisar. Allí hemos aprendido a ver una sola lucha en este mundo, la de lo humano contra lo inhumano, de lo vivo contra la carroña. Todos tenemos nuestra responsabilidad en su desenlace.

Vladimir Bukovski

4217

Martes, 18 de febrero de 2020

Eros y política (María Jesús Montero)

En la cama, a todos nos gustan las mujeres vulgares. ¿Quién quiere a una remilgada en la cama? Nadie. Nada es comparable a una mujer vulgar en la cama, iba a escribir desinhibida pero la palabra se queda corta. Las muñequitas prístinas y recatadas que te la cogen con dos dedos siempre serán poca cosa en la cama. El ideal sexual es un heraldo del desenfreno. Y. Si además de vulgar en la cama, fuera de ella, la mujer en cuestión tiene lo que he dado en llamar hembracidad (que siempre alberga un átomo de amoralidad e indecencia), entonces amigo mío está usted en presencia de una verdadera gema erótica. Una mujer así no es una mujer es un afrodisiaco ambulante, es como una de esas vírgenes que (dicen) esperan a los terroristas musulmanes en el Paraíso dispuestas a lo que sea. Pero. Claro. Cambiando a las vírgenes (¿hay algo más aburrido para follar que una virgen?) por mujeres bien entrenadas mujeres trasegadas mujeres vividas a las que la libertad sexual (la única que existe) les salga a chorros por los poros en cada corrida y en cada palabrota que escolte su dicha de gozar y de vivir.

Yo no sé nada de la vida sexual de la señora Montero, como es lógico, pero me fascina la vulgaridad ceporro que trasmite la señora Montero y no me parece exagerado imaginar a la señora Montero como una mujer de exquisita vulgaridad en su vida, digamos, carnal. Qué excelsa guaricandilla me digo en cuanto la veo. No me pierdo ninguna de sus comparecencias o lo que sean. ¿Existe la boca verdulera, el lenguaje rabisalsero? Sí, existen. Véase a la señora Montero. Y qué manera macarra de torcer el gesto con el boquete bucal entreabierto mientras dice algo siempre ininteligible, pero, ¿a quién le importa?, si lo que dice está lleno de sabor verdulero.

La señora Montero trae a la política española la vulgaridad ceporro la hembracidad presentida el afrodisiaco ambulante la virgen musulmana putón verbenero, la excelsa guaricandilla de verbo incomprensible y una deliciosa y macarra manera de torcer el gesto con el boquete bucal entreabierto ¡pero lleno de sabor verdulero!

4216

Lunes, 17 de febrero de 2020

Eros y política (Manuel Jabois)

Hablar de erotismo y del señor Jabois es una redundancia Jabois es el stallion supremo el macho posmoderno por excelencia del periodismo español. Melena-barba río y nariz tubérculo bulboso qué combinación. Quién no ha soñado con follarse o con que se lo folle Jabois, todos, yo mismo (ya saben que me gusta ser maricón en mis ratos libres). Todas mis amigas, o casi todas (ayer supe que mi adorada Pantera Azul, no), hablan del periodista Jabois en términos rendidos y lúbricos. Hasta tal punto que pierden la cordura y, mujeres muy inteligentes, en cuanto se trata del periodista Jabois comienzan a hacer juicios vaginales en vez de intelectuales. Algo digno de ver.

Con el señor Jabois sólo queda espacio al comentarista para el panegírico, la encendida alabanza o el ditirambo. ¡Qué masculinidad inapelable, qué viril nariz tubérculo bulboso! Todo en el señor Jabois ¡punto por punto! sobresale, qué digo sobresale, alcanza la cima del atractivo sexual masculino. El único problema erótico que yo veo en el periodista Jabois (problema menor y fácil de evitar) es que folle en gallego. Todos sabemos que el gallego debilita cualquier erección, causa ese efecto en el cerebro humano: la polla más dura se pone morcillona en pocos segundos bajo los efectos del dialecto gallego. Esto, como se sabe, sólo lo supera el dialecto vasco que por suerte no se usa para follar porque si se usara estaría la raza vasca al borde de la extinción.

Y ya que hablo de escritores y de pollas morcillonas, la escritura del señor Jabois tan macho es básicamente blanda y mujeril. Para mí esto es un defecto, pero para el público español en general no lo es, así qué. Pero. Aquí viene lo curioso. Lo mismo le sucede al famoso y también apuesto y varonil Manuel Rivas (El Llorica del Terruño). Otro escritor gallego. No quiero insinuar nada, eh. Apunto esto a manera de detalle singular, nada más.

El periodista Jabois trae a la política española el stallion supremo el macho posmoderno por excelencia la melena-barba río la nariz tubérculo bulboso tan apreciada por las damas y el efecto de-polla-dura-a-morcillona-en-segundos fácilmente evitable; basta con que en la cama el señor Jabois se abstenga de usar el dialecto gallego y exprese su viril desfogue en el glorioso idioma español.

4215

Domingo, 16 de febrero de 2020

Hay muchos tipos de Paz la mejor (y la única y verdadera) es la Paz con libertad es decir la Paz que hacen posible las llamadas democracias burguesas de corte capitalista. Toda paz no es buena sólo esa que señalo baste decir que en Cuba hay una gran Paz y en China debe haber una gran Paz y hasta en Venezuela hay Paz, cuando los muertos los torturados y los encarcelados los pone sólo el bando enfrentado al totalitarismo, hay Paz; el tipo de Paz que preludia la gran Paz. Las sociedades totalitarias de izquierdas son sociedades en la que reina la Paz. Pero. La Paz sin libertad no es Paz.

La Paz es el estado ideal es verdad, qué buena la Paz qué dulce la Paz pero la Paz nunca ha triunfado sobre el Mal, sobre el Mal sólo ha triunfado la Guerra. La Guerra es quien ha hecho posible siempre la benéfica Paz, nunca se ha derrotado el Mal ofreciéndole Paz mediante la Paz o enfrentándolo a la Paz. Cuando el Mal se levanta hay que descabezarlo y para eso sólo sirve la Guerra.

Así Cuba, así Venezuela. Todo el que hable de devolver la Libertad y en consecuencia la Paz a Cuba o Venezuela sin Guerra es un cómplice un canalla o un traidor.

4214

Sábado, 15 de febrero de 2020



Diosa y El reto son mis libros que más alegrías me han dado. El primero se publicó en 2006 y el segundo en 2013. Aún hoy, sigo recibiendo correspondencia de lectores satisfechos, y hasta agradecidos. Como muestra, esta generosa carta.

Estimado Juan:

La curiosidad por “Diosa” surgió después de leer la emanación en la que contaba cómo aquella mujer de la tienda le dijo que leerlo le había cambiado la vida, amén de las reflexiones sobre la fidelidad, la pertenencia y la libertad.
Días después de aquello, mientras caminaba por un centro comercial de Madrid acompañando a la persona más importante de mi vida, y charlábamos de libros y algunas otras cosas, de repente me vino aquella entrada a la cabeza. Le dije que iba a darle una sorpresa a modo de libro y entramos en la FNAC con triste resultado, y en otra librería grande con la misma suerte.
No sé por qué intuía que a ella le iba a encantar, así que cuando nos despedimos le prometí que en el próximo viaje que hiciera para verla le llevaría el libro. Así que, dicho y hecho, cuando volví a la ciudad en la que resido por motivos laborales lo encargué dándole gracias infinitas a Amazon y en el siguiente viaje se lo entregué según la vi.
A los pocos días de aquello, un mensaje: “Me está encantando. Para la próxima vez que nos veamos debes haberlo leído tú también”. Ante una petición así no pude por menos que ponerme manos a la obra y empezar a leerlo cuanto antes.
Sucede que, cuando alguna lectura me engancha, no soy capaz de dejarla hasta que la termino, y así me sucedió con “Diosa”. Cuando terminé estaba como en otro mundo, no daba crédito a lo que acababa de leer. Me pareció de una belleza arrebatadora, salvaje, que te zarandea, te sacude, para al final liberarte después de haberte dejado en shock.
Terminamos de leerlo casi a la par y lo comentamos la siguiente ocasión que nos vimos. Ella, mucho más lectora que yo, me dio las gracias por haberle descubierto semejante maravilla y no se puede imaginar la satisfacción de comprobar que la intuición inicial de que le iba a gustar se había cumplido con creces.
Fue por entonces cuando pensé en escribirle unas líneas aprovechando que le conocía de twitter, pero no sé por qué al final aquel impulso inicial se desvaneció y no me puse en contacto con usted. Casi mejor así.
Cuando hace unas semanas surgió aquella conversación en twitter y me recomendó leer “El reto” directamente encargué dos ejemplares del libro. Llegaron a tiempo, justo antes de que yo hiciera el viaje de vuelta a mi ciudad, así que poco antes de marchar le pude entregar el libro a modo de regalo de Reyes.
Esa misma tarde, en mi primer vuelo, empecé a leerlo y volví a experimentar exactamente lo mismo que pasó cuando leí “Diosa”. De nuevo las mismas sacudidas, las mismas emociones y la sensación de haber leído un libro de una belleza casi hiriente.
Y es que al final ambos libros son un canto a la libertad, hasta dónde seríamos capaces de ser libres y de qué manera puede uno aprender a ser aún más libre, sin que por ello en todo momento deje de paladearse esa pureza que menciona en varias ocasiones.

Ni que decir tiene que “El reto” a ella también le pareció fascinante.

El caso es que después de haber leído los dos libros no quería que esta vez se escapara la ocasión de darle las gracias por haber escrito estas dos maravillas y decirle lo mucho que hemos disfrutado leyéndolos y, por qué no, también aprendiendo de ellos.
No quisiéramos despedirnos sin agradecerle los esfuerzos volcados en estos dos libros y decirle que seguiremos con mucha atención cualquier novedad que venga de usted.

Reciba un fuerte abrazo.

L. y J.

4213

Viernes, 14 de febrero de 2020

Una señora alcaldesa y diputada Anna Erra catalana autóctona ha pedido que no se hable en castellano (español) a personas que “por su acento o aspecto no parecen catalanas”, y me he preocupado un poco la verdad porque mis rasgos distintivos y mi aspecto y hasta mi acento están determinados por mi primer cerebro y como ya saben ustedes tengo el primer cerebro en la polla. Quiero decir que si nos encontramos para decidir en qué idioma me habla la señora Erra tendrá que mirarme la polla.

« Anteriores

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2019