Estampas

3924

Viernes, 19 de abril de 2019

Eros y política (Andrea Levy).

Hay pijas y pijas. Está la pija auténtica, que va por el mundo como si el dinero no existiera ¡y lo exuda!, una clase de pija que a los muertos de hambre como yo (de cuna) les provoca un erotismo turbio, complejo. Porque no es lo mismo follar con una mujer que con toda una clase social. Tiene su poso. Hay una lucha entre el fulgor apolíneo y el chapoteo dionisiaco en la pija auténtica que le confiere una hembracidad única, embarrada y lírica. Tenemos a esas pijas supremas, y luego está el resto de las pijas lo que yo llamo pija común o de baja intensidad. Cuando te metes en la cama con ellas te metes en la cama con una pija y nada más. No es poco, ni se les ocurra pensarlo, pero hay una gran diferencia.

La señora Levy es una pija común. Bien. Pero hay algo en su rostro siempre en precario equilibrio entre lo espontáneo y la operación estética, que no sé cómo interpretar. Puede que sea un plus, quién sabe. Los ojos grandes, hermosos y algo lánguidos son de lo mejor de la señora Levy, qué ojos en los que mirarse en el momento preciso. Pero, los labios sobre todo el superior demasiado fino (soy de labios gruesos y bocazas) y una asepsia que parece llevar la señora Levy como una escafandra. Uno se la imagina poniéndose guantes estériles antes de dedicarse a cualquier retozo carnal.

Levy trae a la política española el agradable envoltorio de un producto robótico que no sabe que lo es y anda por el mundo como si no hubiera salido de una fábrica.

3923

Miércoles, 17 de abril de 2019

Eros y política (Anna Gabriel).

La primera vez que vi a la señora ex diputada Gabriel me causó una excelente impresión. Tengo cierta debilidad por las mujeres sucias. No es que la señora ex diputada no se duchara (tal vez su aspecto mugriento fuera sólo un look cool), hablo de un desaliño, de una suciedad de naturaleza erótica: un algo macerado en la boca, en la nariz demasiado larga y un tanto bulbosa, en su hombruno andar. Hablo de algo erótico que nada tiene que ver con la excelencia estética. Hay mujeres muy feas, o feíllas como la ex diputada, y absolutamente irresistibles, mujeres que llegan a un sitio y los varones sentimos un exquisito aroma a hembra llegar. A eso me refiero. Todo lo químico es difícil de decir y no quiero ponerme demasiado literario. Pero describiría la cosa como un fenómeno baboso, poluto, gratificante, y altamente incitador. La señora ex diputada Gabriel tenía eso y lo tenía, cosa excepcional y maravillosa, en el punto justo. Demasiada suciedad puede provocar rechazo, como se sabe y he comprobado algunas veces. Pero el punto justo es una maravilla. Pongo un ejemplo: yo siempre digo, y lo he escrito, que un chocho excesivamente limpio es un desperdicio ¡la puerta del paraíso no puede oler a jabón!. Sin embargo, en su punto justo de desaseo, es un arrebatador manjar.

Anna Gabriel trajo a la política española un basto olerse el sobaco y un razonar rumiante y komsomol, es verdad, pero también un sano y retador aire a hembra poco lavada. La echamos de menos.

3922

Martes, 16 de abril de 2019

Eros y política (Inés Arrimadas).

La señora Arrimadas es guapa según los cánones aceptados y así va por el mundo. Ser guapa facilita mucho las cosas. Es como en el caso de los hombres, tener la polla grande. Cuando uno tiene la polla grande va por el mundo de otra manera, con aplomo, y proyecta seguridad y confianza en sí mismo. A mi ese tema me interesa mucho, tanto, que una vez escribí todo un artículo sobre el asunto para un blog que tenía en JotDown, pero me lo censuraron. Yo veo a la señora Arrimadas por televisión y quedo embelesado como suelo quedar ante la belleza sobre todo si respira, que es la forma superior de la belleza. Pero. ¿Sexual, Arrimadas? Bueno. Hay belleza y hay belleza sexual. La belleza para que sea además sexual ha de tener un añadido intangible, segregante. Lo de la carne que llama. Yo no lo veo en Arrimadas. Uno quiere poner a la señora Arrimadas en un altar o algo por el estilo y mirarla, desnuda a ser posible, mirarla y admirar su belleza pero como quien mira un paisaje, y si se produjera encandilamiento sería del tipo seco, estético, sin babas. No sé si me explico.

Arrimadas trae a la política española una belleza hierática, endulzada con leche condensada y hasta con nata, pero sin sudor y sin arrebato carnal.

3921

Lunes, 15 de abril de 2019

Eros y política (Ada Colau).

Las gordas tienen mala publicidad sexual. El culto al huesito está muy extendido y ha colonizado modas y tendencias sociales gracias al odio a la mujer de los mariquitas que controlan el mundo de la moda. Pero. Es un despropósito y una frivolidad, las gordas tienen su encanto. No hay nada como meter la cabeza entre dos tetas cuantiosas, no hay lugar más placentero ni más seguro en el mundo. El sexo tiene para los hombres un trasfondo maternal. La señora alcaldesa semejaba un escaparate de segunda mano al llegar a la política, pero ha mejorado mucho gracias a las mieles del poder que le permiten ciertos cuidados, peinados caros, y ropita que no parece sacada de un basurero.

La alcaldesa, en cuanto habla, evidencia su brutez. Pero. Eso nunca ha sido un obstáculo para considerar a una persona sexualmente atractiva. Por otro lado, la alcaldesa me recuerda a Hannah, la de la serie Girls, aunque una Hannah con papada y complejo de Ibárruri (esa bruja). Yo es que tengo debilidad por Hannah y que la relacione en términos eróticos con la señora alcaldesa habla bien de la señora alcaldesa. Lo de gorda juega a favor de la alcaldesa Colau. Pero. Creo que sería sensato exigirle un acuerdo por escrito en el que se comprometa a no endilgarnos una arenga fidelista o a dar vivas al Che o Chávez mientras dure el acoplamiento.

La alcaldesa Colau trae a la política española la lujuria de la masita abundante y la osadía flatulenta del analfabetismo en el poder.

3920

Domingo, 14 de abril de 2019

En la tercera y última foto la línea oblicua ha desaparecido y el ofrecimiento adquiere un rango desenmascarado. Todos llevamos una máscara y sólo los mejores se atreven a quitársela y vivir a cara descubierta. No hay nada más bello que una mujer expuesta y abierta y desinhibida dueña de su carne y generosa. El libro casi ha desaparecido y el macho refulge tragado, conquistado por la babosa oscuridad y todo es en la foto cuerpo y raja santificada y dádiva. Hace muchos años cuando llegué a Miami pinté un culo y en torno a su hondura y su agujero negro se agolpaban las galaxias los astros las estrellas. Titulé la obra El centro del Universo. El tiempo es algo misterioso hasta yo tengo que reconocerlo es evidente que hace años lo que yo pintaba era a esta mujer y pintaba su culo y pintaba las galaxias y pintaba los astros y las estrellas rendidas que lo cantan.


Zoé Valdés. Fotografía de ExTonyFarg, 2019.

3919

Sábado, 13 de abril de 2019

2. La mujer ahora se exhibe y aferra el libro como a un objeto de deseo y el cabello entra en la oscuridad del fondo de la foto y la figura del hombre en la portada del libro parece suspendida en la penumbra y las almohadas hacen que la espalda de la mujer se curve ligeramente y desemboque en el culo como una corriente en una poza ceremonial y la blancura de la cama y de la piel de la mujer es láctea. El cuerpo de la mujer forma una línea oblicua que suaviza el ofrecimiento y sopla un dulzor. El culo resplandece y parece decir yo soy yo soy y la sombra que supura la raja de las nalgas es una crema y es el umbral del centro del universo y es una melodía. El hombre del libro apresado en el papel nada puede decir pero resulta evidente que renunciaría felizmente a su ser de papel para regresar aunque sea por un momento a su ser de carne y tumbarse como quien llega al hogar después de un largo viaje sobre ese culo claro y redentor.


Zoé Valdés. Fotografía de ExTonyFarg, 2019.

3918

Viernes, 12 de abril de 2019

1. La mujer y el libro. La foto es blanca y si se la mira el tiempo suficiente flota. La oscuridad del cabello cierra la imagen en el extremo superior derecho y la mano, pequeña, sale de debajo de la manta ahíta y dulce. Las cilíndricas protuberancias que forma el peso de la cabeza en la tela conducen a un vórtice que es la boca inflamada donde hace un momento confluyeron el chorro y la tormenta. Hay un triángulo que quiebra la cadera. Hay un sudor que ya se va asentando. El brazo oculto sostiene o abraza no está claro el libro y descansa de la lectura o tal vez sueña con lo que el libro le da y con lo que el libro no puede darle. Ese abismo entre el hecho y la palabra que siempre al final gana la palabra. La mirada es lánguida y en el cuerpo desnudo bajo la manta se adivina un sosiego pegajoso, un desaguarse. Toda en la foto remite a la feminidad triunfante y remite al goce y a la promesa.


Zoé Valdés. Fotografía de ExTonyFarg, 2019.

3917

Jueves, 11 de abril de 2019

Soy un libertario a lo Paglia (aunque más cientificista) y creo que el Estado mientras menos se meta en nuestras vidas, mejor. Como bien dice Sofsky: “Todo poder pretende ampliar su zona de dominio. Intenta adueñarse hasta del último nicho libre. Consigue solidez y fortaleza cuando seca las fuentes del sentimiento de oposición y los hombres se transforman en amables vecinos y súbditos dóciles”. Les endilgo esto por lo del hombre que ha ayudado a morir a la mujer amada. Que tuviera que filmar todo ese trámite tan personal y tan amoroso para protegerse es ya una vergüenza y nos señala con la mayor claridad cómo prospera la falta de libertad en España gracias a la guerra femiroja contra lo masculino y contra los hombres y gracias a la bárbaras, estúpidas, fascistas y chochotaradas políticas de género. Han llevado al noble hombre (hacer lo que hizo requiere una gran entereza moral que no abunda) a juicio y no sólo a juicio sino a un tribunal de violencia de género. Lo que le pase allí a merced tal vez de cerebros chochotarados o simplemente cobardes es lo de menos. Lo terrible es el panorama judicial español nauseabundo y cada día que pasa más enemigo de la libertad individual, la única que existe.

3916

Miércoles, 10 de abril de 2019

No sé por qué mis amigos antivox no lo entienden, VOX ha echado abajo la muralla progre antiespañola, tras esa muralla ha medrado a salvo el racismo catalán y vasco y tras la muralla progre a salvo esos grupos minoritarios de españoles catalanes y vascos han conseguido que caciques como Pujol o el cacique nacionalista vasco de turno ¡gobiernen España! Y tras la muralla progre esos caciques han moldeado una España a su medida, ¡una España antiespañola! Una España de ciudadanos españoles de primera y segunda y hasta de tercera. Y a todos los españoles embrutecidos tras la muralla progre por la educación socialdemócrata y tribal, les parecía normal ese estado de cosas tras la muralla progre. Pero. Ahora la muralla progre ha sido derribada y por encima de sus desiguales y rojos escombros entra un aluvión de ciudadanos españoles que se pregunta ¿por qué catalanistas antiespañoles y vascos antiespañoles pueden ser nacionalistas y nosotros no? ¿Por qué nosotros no?

3915

Martes, 9 de abril de 2019

Si alguien dudaba a estas alturas de que España ha sido tomada por el pensamiento mágico, ahí tiene la resolución del Tribunal Supremo sobre la demanda de la Generalitat de Cataluña contra Federico Jiménez Losantos por vulnerar “el derecho al honor” del Pueblo de Cataluña. El TS, como sería lógico, no desestima la causa por el motivo real y único: no existe el Pueblo de Cataluña. No se puede ofender el honor o denigrar de forma alguna algo que no existe. No existe el Honor del Pueblo de Cataluña o de ningún Pueblo. Así como no existen los “ciudadanos catalanes” diga lo que diga el TS. Pero. El TS en lugar de no aceptar la denuncia por pertenecer a la categoría de ficción delirante, se la toma en serio y emite un juicio aceptando como real el delirio del supuesto Honor del Pueblo de Cataluña. Y no sólo lo toma por real sino que abunda en la ficción y el delirio absolviendo al periodista Losantos porque “la crítica sólo se refería a un sector del pueblo catalán, no a la totalidad”.

Ya lo ocupa todo y lo degrada todo el pensamiento mágico.

« Anteriores

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018