Estampas

3976

Lunes, 17 de junio de 2019

Hace poco dos de mis amigos más apreciados e inteligentes hicieron comentarios que llamaron mi atención. Uno exclamó: ¡Pero es que no se va a poder ser catalán! Y claro yo pensé qué cosa será ser catalán no existe un ser catalán. Que mi amigo tan culto no se haya enterado de que no hay un ser catalán y vaya por el mundo con su ser catalán a cuestas y en él enquistado, me llamó la atención poderosamente.

Mi otro amigo, dijo, en el curso de una exposición pública: No es que el español sea más importante que el catalán o el vasco. ¡Y lo aplaudieron! Y lo decía en serio un hombre tan inteligente y leído cuando es evidente que el español es un idioma mucho más importante desde cualquier punto de vista que el catalán o el vasco. Y allí estaba mi amigo, un hombre brillante, afirmando lo contrario. ¡Y tal vez creyéndoselo! El sentido tribal ha calado de tal manera en la sociedad española que se asume incluso inadvertidamente por personas muy capaces e informadas que llegan a creer que hay un ser catalán o un ser vasco o un ser andaluz o lo que sea, y que el idioma español es igualmente importante que cualquier jerigonza menor.

Y ya que estoy en esto decir que considerarse y vivir como un ciudadano español libre e igual es el único ser (de haberlo) de los españoles. Y decir además que el ciudadano español libre e igual es la cúspide de la escala de ciudadanía y del ser social. ¿Por qué? Muy sencillo. Porque son los únicos ciudadanos amparados por una gran cultura y por un arte supremo que los convoca, reúne y ampara. No hay gran cultura catalana ni vasca ni gallega, etcétera. Ahora se le llama cultura a cualquier cosa.

Hay una gran cultura, la española, y un gran idioma, el español. Y como producto de esa gran cultura y de ese arte supremo español los ciudadanos españoles libres e iguales. Toda manifestación tribal-sentimental-folklórica regional es un atentado retrógrado contra la ciudadanía española, gran hogar de la gran cultura y el gran arte español.

3975

Domingo, 16 de junio de 2019

Ayer decía que Colau no era el mal menor, que era el mismo mal, mejor disimulado. Rectifico. Colau es el mal mayor. Porque Colau es el producto final del nuevo catalanismo: Colau es racialmente antiespañola. Que es mucho peor que ser independentista. La antiespañolidad apunta al corazón del ciudadano español libre e igual. El independentismo apunta a un callejón sin salida. El problema de Ada Colau no es que sea independentista es que es antiespañola. Colau es el Nuevo Catalán, que es más o menos golpista, más o menos independentista, más o menos constitucionalista, pero ya no es español.

La guerra (dejemos los subterfugios) que se libra hoy en España, es la guerra entre ciudadanos españoles libres e iguales y las tribus antiespañolas lideradas por las tribus catalana y vasca.

Prohibir que se coloque una pantalla en Barcelona para ver un miserable partido de fútbol de la selección española no tiene que ver nada con el independentismo ni con el derecho a decidir tiene que ver con un antiespañolismo raigal que reclama un espacio y un territorio, físico y mental, ajeno a España y ajeno a los ciudadanos españoles libres e iguales.

En cuanto a Valls, Valls es un catalanista. Me gustaría verlo hablando en corso o bretón en las instituciones francesas. Me temo que aspira a ser el próximo Pujol, a dirigir la tribu catalana. Por eso es más peligroso que Junqueras. Con Valls no se podrá aplicar el 155 jamás, como no se aplicó con Pujol. Y mientras tanto seguirá su curso la desespañolización de España y el ciudadano español libre e igual será finalmente aniquilado.

3974

Sábado, 15 de junio de 2019

La libertad se ejerce, no se define.

¡Leed, leed, malditos!

3973

Viernes, 14 de junio de 2019

Voy a pagar en el mercado y en la caja una muchacha pelirroja de veinte o veintidós años no más y le pregunto muy educadamente y con esa voz mía y mi expresión entre infantil y lubricada. ¿Eres pelirroja natural? Y ella la clara piel de los brazos y el cuello y pecas la estoy contemplando alza los ojos azules de la máquina y las cejas anaranjadas y se ruboriza entrañable, y dice . Y mirando sus ojos azules con mis ojitos verdes es que los cabellos de las pelirrojas teñidas – hago una mueca -, pero los naturales como el suyo son lo más bello que existe y sonríe, qué maravilla, quiero que lo sepa. Y se ruboriza aún más y baja la vista largas pestañas anaranjadas y moviendo las manos de arriba abajo dice es que yo todo todo así. Yo todo todo así. Dice. Y aquí guardo silencio un instante muy breve pero necesario para que el momento adquiera rango. Qué maravilla, repito. Y ella algo trémula. Gracias. Y entonces soy yo quien baja los ojos y da la espalda a toda esa belleza porque esos días para mi han terminado y a veces llego a pensar que con ellos la vida ha terminado qué humillación la edad qué trampa.

3972

Jueves, 13 de junio de 2019

Estoy leyendo a Ayn Rand.

“Para gloria de la humanidad, existió por primera y única vez en la historia del mundo un país del dinero, y no tengo más alto rango y más reverente tributo que ofrecerle a los Estados Unidos de América, porque eso significa un país de razón, justicia, libertad, producción, logros… por primera vez, la mente del hombre y el dinero fueron liberados, y no hubo más fortunas por conquista, sino solo conquistas por trabajo, y, en vez de guerreros y esclavos, surgió el verdadero forjador de riqueza, el mayor trabajador, el tipo más elevado de ser humano: el hombre hecho a sí mismo, el empresario norteamericano”.

“Si me pedís que nombre la distinción más orgullosa de los norteamericanos, escogería, porque contiene todas las demás, el hecho de que fueron el pueblo que acuñó la frase: hacer dinero. Ningún otro lenguaje o país había usado antes esas palabras; los hombres siempre habían pensado que la riqueza era una cantidad extática, a ser arrebatada, mendigada, heredada, distribuida, saqueada u obtenida como un favor. Los norteamericanos fueron los primeros en entender que la riqueza tiene que ser creada. Las palabras hacer dinero contienen la esencia de la moralidad humana”.

Amo a esta mujer.

3971

Miércoles, 12 de junio de 2019

Eros y política ( Isabel Díaz Ayuso)

No esperen de mi ni una palabra ecuánime cuando hable de la señora Ayuso. Quedan advertidos. Porque Ayuso tiene en la boca eso que llamo hembracidad, lo tiene en todo el cuerpo pero, digamos, concentrado en la boca. Es algo que hace que los hombres al ver esa boca sólo pensemos en lo que piensan todos los hombres que se respeten ante una boca de ese tipo. El hombre que diga que piensa en otra cosa ante una boca así es un mentiroso y un farsante y no merece respeto. Y cómo se desplaza Ayuso, como por un campo de tetas severas. Tetas autoritarias. Casi llega a Cayetana con eso lo digo todo. No tiene el cuello florentino de Cayetana es verdad ni su cerebro, ni esa distinción de Cayetana que parece que siempre ¡y con razón! nos perdona la vida. Nadie puede en cuanto a eros y política estar al nivel de Cayetana. Cayetana es un mundo aparte. Pero. Un segundo o tercer lugar no es poca cosa. Y el pelo de la señora Ayuso. No sé si serán cosas mías porque cuando admiro a una mujer soy muy creativo, pero el pelo de Ayuso lo miro y es como si viera madera líquida. Qué lubricante frondosidad. Y los ojos. Y el arco de las cejas. Y los pómulos enormemente despectivos, casi vampíricos de Ayuso. No hay pómulos así en la política española.

Pero lo más erótico de Ayuso son sus expresiones. Tiene un repertorio que arrojaría a la lujuria más extrema y al más depravado desenfreno a un monje virgen y célibe (alguno habrá). Qué fulgor húmedo y taimado como de ofidio destinado a sacarte hasta la última gota de jugo.

Ayuso trae a la política española la boca pérfido-lactante el desplazamiento teta severa y unos pómulos navajeros que si los usa como es debido es decir sin piedad la elevarán a lo más alto de la política española.

3970

Martes, 11 de junio de 2019

Eros y política (Soraya Sáenz de Santamaría)

Las pequeñas no tienen el mismo atractivo erótico que las gigantas eso nadie lo discutirá. Yo sé bastante de gigantas y tienen una presencia estatuaria que impele a la contemplación. No es que eso no sea estupendo, pero yo prefiero la acción y si es desenfadada mejor. Meterse en la cama con una giganta de piernas kilométricas es una gran experiencia, tiene incluso su lado alpinístico, pero es algo apolíneo a fin de cuentas y lo apolíneo es un logro más estético que sexual. El sexo ha de tener su baba su suciedad su costra y su ferocidad, y el tipo de entrega que nos eleva a un espacio mental donde la libertad alcanza el esplendor físico que otorga sentido al ser y al estar. De lo contrario es algo muy inferior a lo que tiene que ser. El sexo precisa de ganas de arrasar. Lo que me lleva a las pequeñas. Y naturalmente a Soraya Sánchez de Santamaría, la política más pequeña que ha dado España. Yo la veía en la televisión y me decía: no se le valora.

Las pequeñas, hasta dónde alcanza mi experiencia, son verdaderas joyas eróticas. Siempre parece que tienen algo que demostrar. Y al final te miran como si les hubieras hecho un favor cuando es al revés, claro. A las pequeñas y muy pequeñas, si se les deja ser, alcanzan en el fragor sexual una categoría amoral, que no es importante en el erotismo, pero es crucial en el sexo. Sin amoralidad no hay sexo. O hay un sexo mutilado, hipócrita, un sexo facebook.

Soraya trae a la política española el enanismo políticamente aguerrido, el pigmeísmo libidinoso, el flirtear con un ballenato como ejemplo de alta política y, en estos serviles tiempos de feminismo kukluxklan, la saludable y hasta cierto punto heroica puñalada chochotrapera.

3969

Lunes, 10 de junio de 2019

Me divierto mucho con lo de algunos (como un Tadeu, hoy) con lo del consenso del 78. ¡Que no se rompa el consenso! Horror. ¡Quieren romper el consenso! Pero. Qué consenso. Se cedió a las tribus lo suficiente para erradicar la igualdad entre españoles libres e iguales. Y se sentaron las bases del proceso de desespañolización de España y de la tribalización de España. Qué consenso. ¿Cómo pagaron las dos tribus principales la catalana y la vasca el supuesto consenso? Una de ellas asesinando en nombre de la Patria Vasca y convirtiendo el País Vasco en uno de los lugares más abyectos del planeta, y la otra programando en las escuelas, en las instituciones y en la sociedad en general, la desespañolización de España. Amén de colonizar Baleares y conseguir que ya sea apenas territorio español. ¡Y todo eso mientras el jefe de la tribu robaba a mansalva!

El llamado consenso del 78 es lo que nos ha traído hasta la España tribalizada y desespañolizada de hoy. ¿Preservar ese consenso? No me hagan reír. La paz y el consenso duraron hasta que las tribus catalana y vasca se sintieron lo suficientemente fuertes para pasar a la segunda fase del supuesto consenso: desmembrar España.

3968

Domingo, 9 de junio de 2019

Rivera no es un líder político nunca lo será. Aún en un lugar como España donde cualquier político puede llegar a ser líder de algo. He seguido y simpatizado y apoyado a Rivera desde el principio desde aquella foto desnuda que tanto me confundió (me hizo creer que Rivera era otra cosa) y he visto que Rivera es el tipo de hombre que a medida que aumenta su poder, más fofo se torna. Y lo fofo es por naturaleza dubitativo y cobarde.

Rivera ha convertido Ciudadanos en otro partido tradicional español tipo PP y PSOE lo demuestra que Rivera y Ciudadanos apearan con bajeza y alevosía a María Teresa Jiménez Barbat, fundadora de Ciudadanos, de las listas europeas de Ciudadanos. La marca de agua de Ciudadanos no es la excelencia es el compadreo. La defenestración de Jiménez Barbat ilumina el carácter de Rivera y Ciudadanos y deja claro que es un carácter adscrito a la corrupción (intelectual) la indecencia y la mediocridad tradicional del bipartidismo español. Si Garicano es el intelectual de Ciudadanos queda claro que aquello es un erial.

Como en las grandes y tristes historias del arte, cuando transcurra el tiempo necesario de Rivera sólo quedará este formidable tango.


La Diputada. Tango. Letra, música e interpretación, Patricia Jacas.

3967

Sábado, 8 de junio de 2019

Cuando veo a mis charcuteras suelo ponerme filosófico hoy por ejemplo les dije al llegar. Niñas, atención, que voy a explicarles de qué va la vida. La monogamia no existe, de eso va la vida. Por cierto la verdulera tetona ha adelgazado y ahora se ve más tetona le adelgaza todo menos las tetas, qué maravilla. A los hombres nos gustan todas y nos las follaríamos a todas. Añadí. Y ahí me interrumpió la alta y delgada la que tiene una voz que te saca las babas. Dijo. A las mujeres también nos gustan todos. Muy bien, ya lo sabía, dije yo. Pero lo importante es que sepan que nos gustan todas (y todos) pero sólo se puede vivir con uno o una. Las y los demás no son para vivir sólo para entretenerse. Mantenerse entretenido es lo fundamental en la vida. Se trata charcuteras mías de buscar hasta que encuentren un hombre libre y con cerebro no es cosa fácil les advierto es casi imposible los hombres libres y con cerebro no abundan. Sin embargo no desmayen charcuteras mías. Y cuando lo encuentren que sepa ese hombre que lo aman sólo a él pero eso no excluye entretenerse con otros u otras, cuando apetezca. Cualquier otra conducta es anitinatura, sépanlo, charcuteras mías. Si encuentran a un hombre que entienda eso es decir que sea libre y tenga cerebro ámenlo desesperadamente y no lo dejen escapar porque no abundan, como les he dicho. Y cuando terminé de comunicarles esta gran verdad filosófica la monogamia no existe y se ama a uno o a una en la vida pero eso no significa que nos censuremos y nos reprimamos ¡la monogamia no existe y el amor es una cosa y el follar otra y la vida es enteretenimiento y libertad! me contemplaban mis charcuteras fascinadas como si contemplaran a un dios.

« Anteriores

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018